Endocarditis aórtica bacteriana en perros: ¿las buscamos lo suficiente?

Mar Félix Fando Sin categoría 2 Comments

¿No diagnosticamos endocarditis porque no las buscamos lo suficiente? Hoy compartimos un caso clínico muy interesante con vosotros. Se trata de un Perro mestizo de 7 Kg y 14 años con soplo holosistólico III/VI en base cardíaca izquierda, fiebre, cojera y lesiones cutáneas (hiperqueratosis, liquenificación y descamación), con una reciente infestación severa por pulgas.
En la analítica sanguínea se vio anemia no regenerativa, leucocitosis y trombocitopenia, bioquímica con leve aumento de las enzimas hepáticas. Leishmania negativo.
La ecocardiografía muestra una válvula aórtica engrosada, con vegetaciones y lesiones anecoicas compatibles con perforación y ulceración de los velos en la superficie ventricular, indicativo de endocarditis aórtica.
Después de la ecocardiografía se realizó hemocultivo y PCR de Bartonella, ambos negativos. Se le ha tratado con múltiples antibióticos sin respuesta clínica favorable.
La endocarditis bacteriana, debido a los signos clínicos inespecíficos, suele ser un reto para el veterinario. Normalmente se presenta en razas grandes (más de 15 Kg, aunque en este caso el paciente pesaba solo 8 Kg). Siempre que tengamos un paciente con fiebre, leucocitosis y soplo, se debe incluir en el protocolo diagnóstico la ecocardiografía. El pronóstico es grave, a pesar de la medicación.

 

 

Comments 2

    1. Post
      Author

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

tres × 4 =